Publicaciones de los silencios que

he llenado a través de mis años


viernes, 6 de noviembre de 2009

Te he querido



(14 de setiembre, 1994 )
Te he querido con tantos deseos y anhelos,
Con la angustia metida en el alma
cuando estoy sin ti

Con tristeza y añoranza te he querido
Cuando lejos de mi estabas,
Cuando tu ausencia era la cruel asesina
que poco a poco me iba destrozando

Te he querido con ternura
Cuando piensas con tus ojos cerrados,
Cuando te siento cerca de mi, al verte callado,
con tantas ganas te he querido

Sin olvido ni tiempo te he querido,
por que a pesar que pasan los años,
mi ser te sigue recordando y amando,
nadie ha podido borrar tus huellas en mi

Con tantas maneras que te he querido,
siempre encuentro una nueva manera
para quererte y amarte

Te he querido con lágrimas y risas,
con el corazón herido, con el alma viva
Suspiro a suspiro, beso a beso.
y te he querido a gritos silenciosos
por que en secreto te he amado.

martes, 6 de octubre de 2009

Noche infantil

Esa obra de teatro del domingo, me trajo a la memoria esto que escribí hace algun tiempo y publiqué en mi blog principal. 



Olvidando por un momento
los designios del destino,
dejando a un lado
el dolor de algo con lo cual
no pueden luchar

Su ojos chisperaron.
Sus labios sonrieron.
Habian obligaciones que cumplir
pero aquel par de niños-grandes
dejaron que,
la noche envolviera
sus corazones,
y al son de las estrellas,
volvieron a jugar,
como lo hacen los niños.

Inocencia, candidez.
Reir sin parar.
Corretear por la calle,
como persiguiendo un sueño,
como admirando
por primera vez
la luz de la luna

Reir y correr,
Caer en el suelo,
Y volver a reir,
Levantarse para
Seguir corriendo.

Volver a jugar
como los niños
Sin pensar en el pasado
Sin pensar en el futuro,
Solo viviendo el presente

Volver a retomar
Juegos de infancia
Volver a vivir esas
Sensaciones

Una noche donde
quitaron sus
mascaras de
adultos tragicos
Y revivieron a aquellos niños
que llevaban por dentro

Y fueron felices…

lunes, 14 de septiembre de 2009

Si un día

Si un día adviertes que mis mejillas se sonrojan
cuando tu mirada se encuentra con la mía,
si mi voz lo logra articular palabra alguna cuando quisiera decirte
lo que en mi corazón ocurre.

Si en un instante me quedo absorta en mi pensamiento,
Y mi mente divaga, es por que estoy pensando en ti.

Si cuando no estas conmigo, mis ojos te buscan
con desesperación, es por que tu imagen es la medicina
para mis ansias.

Si cuando juntos estamos, quisiera detener las manecillas del reloj
y detener su caminar, pues solo es a tu lado que deseo estar,
Y es por que mi corazón te ha guardado y ha llenado
todos sus rincones de ti.

Si mi pecho suspira incesantemente, es por que tú eres todo mi anhelo
y eres lo que siempre había estado esperando por tanto tiempo.

Sin en mis labios se asoma una débil y tímida sonrisa,
es por que tú estremeces todo en mi.

Tus ojos han abierto caminos hacia mi corazón,
y se han introducido en lo mas secreto de mi alma,
sin ser posible detenerte

Si te pienso tanto, es por que...
de ti me he llegado a enamorar.

27 de junio, 1996

miércoles, 5 de agosto de 2009

La margarita deshojada

Siempre la veía, feliz, llena de color, con sus pétalos abiertos hacia el sol.
Una flor radiante que perfumaba el ambiente.

Pero un dia llegó la sombra, le habló dulcemente al oido.
Le prometió poemas eternos, le prometió ensueños tejidos
con hilos de oro envueltos en promesas,
Le juró nubes de algodón que tocarían su piel.

La margarita dejó que la sombra le diera abrigo,
Ya la luz no llegaba a sus hojas,
Ya el sol no le daba vida.
La lluvia no podía saciar su sed,
Y la brisa no la mecía al atardecer.

Llegó la noche y las sombras se multiplicaron.
Hicieron sus conjuros, reian por su desventura.
Saciaban su maldad quitandole su color.

Yo miraba a la margarita desde mi ventana
La veía inclinarse sedienta,
Intenté sostener sus hojas,
Intenté quitarle el polvo de sus pétalos

Pero... ella no supo leer que mis lágrimas
intentaban protegerla.

Y poco a poco se moría...

La margarita se estaba deshojando...

viernes, 26 de junio de 2009

Me senté a la sombra de tu mirada

Me senté a la sombra de tu mirada,
mi corazon no te supo ocultar y te amó.

Te divisé en los ojos de la gente
y te encontré en las nubes de verano,
Pregunté al viento tu nombre
y la brisa me contestó,
y hoy te puedo ver a mi lado

Te siento en esta eternidad
y puedo sonreir, por que me haces
sentir tan feliz

Abriré la brecha que me lleve a tus besos,
ellos borrarán las huellas pasadas.

Encenderás mis labios con un beso,
y ellos te repetirán una y otra vez
que te aman hasta la locura,
por que este corazon es un loco prisionero
de tus ojos, que han llenado mi esperanza
y le ha puesto tu perfume al aire que respiro.

Tengo mis manos pobladas de tiernas caricias
y mi corazón tejerá para ti, con suspiros
hechos en mi pecho, un suave cojín
donde tu pensamiento repose
y sea solo para mi.

Junio, 98

jueves, 4 de junio de 2009

Al caer la tarde

Al caer la tarde, me desprenderé
de una pequeña parte de mi corazon.

Desharé por siempre la senda que me llevó hasta allá,
hundiré el barco que atracó en aquella isla efímera.

Cambiaré mis esquemas...
y a pesar de la duda, perderé el cofre donde
guardo este secreto y mi rumbo cambiaré

Viajaré hasta aquella estrella que me da su luz
Ya no habrá regreso....
Hoy he sepultado mi pasado
Febrero 99

sábado, 21 de marzo de 2009

Confesión

No son las fragancias embriagadoras de mi jardín
Ni el rumor del río lo que mantiene absortos mis pensamientos.

No son los encantos dorados del sol
los que hacen cerrar mis ojos

No es el cuento de hadas lo que me hace soñar despierta,
ni el canto del pajarillo lo que me hace suspirar.

Es algo que pulsa en mi sangre y recorre todos los rincones de mi ser
llenándolos de vida.

Son mis labios que sonríen con todo mi corazón
cuando a mi mente llegan memorias que hacen vibrar todas mis fibras.

Es el alba que interrumpe mi sueño con un pensamiento
y el tenue color de la noche fugándose, me dice que mi corazón suspira.

Es el amor que se entrega en una sola mirada,
es el sonrojo de mis mejillas, es este amor sin palabras,
es este poema que me dicta el corazón.

Como le digo al viento que te quiero?
Como le digo a la luna de plata que solo en ti pienso?
Es este suspiro tejido en mi corazón que me dice
que has llegado hasta mi alma como un ladrón,
robándome los versos de este pequeño pliego de papel.

viernes, 27 de febrero de 2009

La Chica de la Flor


La flor estaba cuidadosamente resguardada en el jarrón. Agua fresca todos los días.
La regaba, le hablaba, aspiraba su aroma. Cerraba los ojos... y soñaba.

Los días pasaban y ella seguía cuidando su flor con delicadeza. Le parecía que a medida que pasaban los días, su flor se veía mas radiante.

El aroma llenaba toda la habitación. Y en las tardes, cuando el sol se inclinaba para poner a las montañas como almohadas, los rayos se filtraban por la ventana y a través del jarrón cristalino dibujaban en toda la habitación, promesas del color del arco iris en los cuales ella se deleitaba hasta que el sol se dormía.

Un dia ella despertó. Se arregló el cabello y fue a buscar un recipiente con agua para regar su flor. Notó que la flor tenia algo diferente, pero pensó que tal vez era su imaginación. Se sentó a desayunar mientras que le hablaba a su flor y le contaba cuan enamorada estaba de aquel que le llevó la flor. Lo amaba con todas las fuerzas. Y esperaba que regresara por que le había prometido llenar toda su habitacion de flores.


Una tarde cualquiera, una niña pasaba con su madre frente a la casa de la chica de la flor, quien descansaba sentada en una de las gradas de la entrada, con su mirada perdida en el horizonte.

- Mamá, por que en el pueblo dicen que ella está loca?
- Hija mía, ella se iba a casar hace un año con el dueño de la floristería, pero el día antes de la boda, un conductor ebrio lo atropelló y lo mató. Todos los dias ella lo espera sentada en esas gradas. No entiende que él no volverá...



Llegó la noche, la chica de la flor cerró las cortinas de su casa. Contempló una vez mas aquel vestido blanco como su pureza virginal, sedoso como sus cabellos. Pasó sus manos sobre él y lo acarició... Así seguramente el lo acariciaría cuando estuvieran frente al altar jurandose amor eterno. Se detuvo a mirar le velo que le había pertenecido a su madre, aunque ya tenía un ligero color amarillento, como el color sepia de las fotografías, era bello. Sentía mil cosquillas en su estómago, se imaginaba nerviosa e indescriptiblemente feliz junto a el.


Se dirigió al jarrón.
-Florecita, no te entristezcas. Mañana el vendrá. Mañara vendrá para hacerme su esposa. Hoy no pudo venir, ha de estar cultivando mas flores. No, no votes tus hojas pequeña florecita. El pensará que yo no te cuidé lo suficiente. Florecita, no te mueras... no te encorves... el vendrá mañana


martes, 20 de enero de 2009

Te amaré

He dejado el rastro de mi alma en cada verso
que he plasmado en las páginas de la vida
Como aquella vieja canción que en ti cobra nueva fuerza,
toma otro rumbo.

Sigo siendo el río que lleva en sus aguas
el recuerdo del manantial que ofrece tu sonrisa
y me llena el corazón de ti,
y sigo el rumbo del mar de tu alegría
y descansaré en tu pecho,
en la bahía de tu amor.

Abrazaré al viento con la fuerza mas honda de mi alma
para que los latidos de mi corazón
resuenen por doquier, y alzaré mi voz a las nubes,
interrumpiré el alba con mi voz,
y con ella despertaré aquella melodía dormida
en los cojines hechos de luna
para que llegue a tus oídos como una dulce serenata.

Y luego apagaré el rumor
y solo nuestras miradas hablarán, entrelazadas
con este amor tan inmensurable.
Tus cabellos acariciaré y en un suspiro débil,
tan débil como el hilo,
mis labios se acercarán a tu boca
y en un tímido beso, lleno de amor y ternura,
...te amaré.